Archivo de la etiqueta: autoestima

Tenga uno o dos amantes

 

998883_533888590011032_899257560_n

Hay que tener un amante / por Jorge Bucay

Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo. Y también están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo perdieron. Y son generalmente estas dos últimas, las que vienen a mi consultorio para decirme que están tristes o que tienen distintos síntomas como insomnio, falta de voluntad, pesimismo, crisis de llanto o los más diversos dolores.

Me cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, que trabajan nada más que para subsistir y que no saben en qué ocupar su tiempo libre. En fin, palabras más, palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas.

Antes de contarme esto ya habían visitado otros consultorios en los que recibieron la condolencia de un diagnóstico seguro:”Depresión” y la infaltable receta del antidepresivo de turno.

Entonces, después de que las escucho atentamente, les digo que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente necesitan, ES UN AMANTE

Es increíble ver la expresión de sus ojos cuando reciben mi veredicto. Están las que piensan: ¡Cómo es posible que un profesional se despache alegremente con una sugerencia tan poco científica!. Y también están las que escandalizadas se despiden y no vuelven nunca más

A las que deciden quedarse y no salen espantadas por el consejo, les doy la siguiente definición: Amante es: “Lo que nos apasiona”. Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y es también quien a veces, no nos deja dormir. Nuestro amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno. Lo que nos deja saber que la vida tiene motivación y sentido.

A veces a nuestro amante lo encontramos en nuestra pareja, en otros casos en alguien que no es nuestra pareja. También solemos hallarlo en la investigación científica, en la literatura, en la música, en la política, en el deporte, en el trabajo cuando es vocacional, en la necesidad de trascender espiritualmente, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el obsesivo placer de un hobby…En fin, es “alguien” o “algo” que nos pone de “novio con la vida” y nos aparta del triste destino de durar.

¿Y qué es durar? – Durar es tener miedo a vivir. Es dedicarse a espiar como viven los demás, es tomarse la presión, deambular por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, alejarse de las gratificaciones, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo, cuidarnos del frío, del calor, de la humedad, del sol y de la lluvia. Durar es postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana.

Por favor no te empeñes en durar, búscate un amante, se vos también un amante y un protagonista… de la vida. Pensá que lo trágico no es morir, al fin y al cabo la muerte tiene buena memoria y nunca se olvidó de nadie.

Lo trágico, es no animarse a vivir; mientras tanto y sin dudar, búscate un amante…

La psicología después de estudiar mucho sobre el tema descubrió algo trascendental:

“Para estar contento, activo y sentirse feliz, hay que estar de novio con la vida”.

 
Jorge Bucay

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General, sentimientos

Aprender a leer

 Leer modifica tu cerebro

Aprender a leer, un fenómeno muy reciente como para haber influido en la evolución genética, tiene un impacto importante sobre el cerebro, que se adapta y utiliza, con independencia de la edad de alfabetización, regiones cerebrales destinadas a otras funciones.

“No hay un sistema cerebral innato especializado en la lectura, tenemos que hacer bricolaje, utilizar sistemas que ya existen”, explica Laurent Cohen, investigador del Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica de Francia (INSERM) y uno de los responsables del estudio, publicado por la revista Science. Usando Resonancia Magnética, los investigadores midieron la actividad cerebral de 63 adultos voluntarios con diferentes índices de alfabetización: 10 analfabetos, 22 personas alfabetizadas en edad adulta y 31 personas escolarizadas desde la infancia. La investigación se realizó en Portugal y Brasil, países en los que hasta hace unas décadas, era relativamente frecuente que los niños no fueran escolarizados.

Los resultados mostraron que, por un lado, aprender a leer activa el sistema visual en las regiones especializadas en la forma escrita de las letras, como es lógico, pero también en las regiones visuales primarias, aquellas adonde llega toda la información visual. Además, en la gente que aprende a leer, el cerebro recurre también a las zonas especializadas en el lenguaje hablado, puesto que la lectura “activa el sistema del habla” para tomar consciencia de los sonidos y permite “establecer relaciones entre el sistema visual y el sistema del habla, entre las letras escritas y los sonidos”, subraya Cohen.

Por otra parte, el aprendizaje de la lectura, incluso en la edad adulta, provoca en el cerebro una redistribución de una parte de sus recursos. De esta manera, el reconocimiento visual de los objetos y las caras cede parte de terreno a medida que aprendemos a leer y se desplaza parcialmente hacia el hemisferio derecho. 

Los investigadores también comprobaron que en los adultos que aprenden a leer, “los cambios que esto provoca son casi los mismos” que en los sujetos que se alfabetizaron siendo niños, aunque aquellos no obtienen tan buenos resultados por la falta de entrenamiento, concluyó Cohen.

fuente: muyinteresante

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General

Hojas Secas

Cuando las hojas secas caen de los árboles en el otoño el árbol queda desnudo por varios días… si alguien lo viera en esos momentos y no supiera que después, en la primavera va a reverdecer con nuevas hojas y nuevos bríos, flores y frutos, pensaría que está muerto… pero no es así.

En la vida nosotros todos tenemos esos períodos

en que las hojas se caen y nos quedamos desnudos…

algunos por haber perdido un amor o un ser querido,

bien sea por la separación definitiva de la muerte,

o la separación terrenal de los divorcios o alejamientos… Ese período desnudo puede ser causado por una etapa de mucha necesidad económica… o tal vez de una enfermedad, un accidente… o de pérdida de valores, status, una prisión u hospitalización… Sin embargo, siempre hay que tomar el ejemplo en la naturaleza y vivir armoniosamente con ella, y de la misma manera que un árbol desnudo después va a reverdecer asimismo tenemos que pensar que en esos períodos de desnudez ya bien sea espiritual, económica, sentimental o de cualquier otro tipo después vendrán nuevamente las hojas, las flores y los frutos…

y el árbol habrá aprendido su lección

y ya no estará triste cuando pierda las hojas.

Nunca pierdas la fe… recuerda siempre que cuando una puerta se cierra hay muchas otras que se están abriendo

y que el secreto consiste en apartar la vista triste de esa puerta cerrada y llevarla a las otras… en esos momentos

es cuando se empieza a ver la luz al final del túnel

                                                                               y el árbol comienza a reverdecer nuevamente…

 

Desconzco autor

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General

Libera el pasado, el presente dirígelo TU

vidahermosa

Liberando el pasado

Hoy en día, existen muchas personas que aun les cuesta soltar y liberar emociones que les sigue atando a un pasado doloroso lleno de rabias, odio, rencor, resentimientos. Estas emociones están catalogadas dentro de los últimos niveles de vibración de energía, lo que significa que si no hacemos algo por nosotros mismos para aumentar esta vibración, nuestros cuerpos pueden enfermar y hasta causarnos enfermedades terminales tal como el cáncer.

Cuando experimentamos una emoción de baja vibración, nos enfrentamos a una pérdida o ruptura, sea amorosa, laboral, de amistades e inclusive dentro de nuestro núcleo familiar, activamos en nuestro subconsciente mecanismos de autodefensa que construyen muros en nuestros corazones para protegernos de esa emoción que estamos experimentando bien sea de culpa, pérdida, duelo, fracaso, depresión, etc…; quedándonos anclados en un profundo dolor y muy comúnmente sumergidos desde el papel de “La Victima”. Otras personas pueden también elegir quedarse ancladas en la emoción de la rabia, odio, resentimiento, impotencia, venganza o rencor hacia esa otra persona. En cualquiera de los casos, no estamos liberando la emoción, sino que se queda atrapada dentro de nuestro cuerpo, pudiendo quedar grabadas en cualquier órgano(s) o parte(s) del cuerpo, y es ahí donde precisamente se manifestará la enfermedad o debilidad de nuestro organismo.

Por eso es la importancia de tomar consciencia de la capacidad que tenemos para sanarnos a nosotros mismos, reconociendo precisamente esas sombras que aún asechan a nuestro ser, a nuestra Alma; para permitirnos soltar y poder acercarnos mas hacia la luz que nos devolverá ese estado de paz y armonía en nuestros cuerpos Físico, Emocional, Mental y Espiritual.

Sabemos que no es una tarea fácil aceptar sucesos o vivencias que nos han causado tanto dolor a nuestra Alma. Pero les recomendaré algunos tips para que pueden empezar desde hoy a liberar ese pasado que tanto los atormenta.

  • Lo primero que debemos hacer es vivir y experimentar este proceso de dolor. Vivir nuestro duelo. Cada quien es diferente y vive su proceso de una manera diferente a la otra persona, a su propio ritmo. Llora! no reprimas tus sentimientos.
  • Una vez experimentado esto, procedemos a reconocer cuál es la emoción que nos está afectando nuestro estado de paz mental, emocional, físico y espiritual.
  • Debemos prestar atención y darnos cuenta en que parte del cuerpo sentimos esta emoción, si es en el pecho, en el estómago, en el corazón o cualquier otro órgano del cuerpo. Inhalas profundamente y exhalas fuertemente como si estuvieses lanzando un dardo por tu boca. Repite varias veces hasta que no sientas mas dolor en esa parte de tu cuerpo o al menos logres quedarte calmado.
  • Reconocer el origen que nos llevo a vivir esta experiencia. Aceptar tu responsabilidad! Al hacernos responsables de nuestras propia vida, aceptar que hemos creado lo que estamos viviendo, es cuando empezará tu proceso de sanación.
  • Perdonarnos a nosotros mismos. Puedes hacer una carta en donde anotes todas esas cosas que te molestan de ti mismo y/o de esa persona que sientes que te causó daño. Léela en voz alta varias veces y luego Quémala! Practica el Ho´oponopono para lograr trabajar el perdón, las cuatro palabras que curan Lo Siento, Perdóname, Gracias, Te Amo.
  • Reencuéntrate con tu Ser. Pide asistencia de tus seres de luz, ángeles, arcángeles o cualquier deidad a quien le tengas devoción. Así podrás ver con claridad el aprendizaje que obtuviste de este proceso. Las respuestas sólo las tienes tu, están dentro de ti!
  • Elevarnos a la frecuencia del Amor. Una vez que logres alcanzar la paz y armonía dentro de ti, podrás ver todo desde un punto de vista diferente, verás y aceptarás con amor todo lo vivido y agradecerás esas experiencias, pues gracias a ellas, estarás de regreso en el camino donde debes estar.
  • Cerramos ciclos. Al encontrarnos desde este estado de felicidad y tranquilidad mental, emocional, mental y espiritual; te permitirás acercarte a esa persona que causó daños en ti y perdonarla. Si no quieres a esa persona de regreso en tu vida, puedes hacer una carta y te despides con amor deseándole lo mejor. La lees en voz alta y luego la quemas con una vela blanca mientras visualizas como te despides amorosamente de esa persona, agradeciéndole las enseñanzas que te dejó.
  • Vive el Aqui y Ahora!

Los invito a que practiquen esto, aunque no quiere decir que quizás no van a necesitar terapias profesionales. Cada caso es diferente, solo TU sabes que necesitas en tu vida y estos son sólo algunos tips que son herramientas de auto sanación que quiero compartir porque ha funcionado en mi vida.

No somos seres perfectos, somos la perfecta creación de Dios! Varias veces les he comentado que somos seres de luz viviendo una experiencia en un cuerpo humano, lo que quiere decir que somos 50% cielo y 50% tierra; y esta bien equivocarnos, caernos y levantarnos. Lo importante es que con estos aprendizajes tendremos la capacidad de reconocer inmediatamente el origen del problema y las herramientas para asumirlo, y soltarlo, así nada mas! No seguir acumulando mas cargas sobre nuestras espaldas. Todo lo que sucede en nuestras vidas es perfecto, y todo lo que estas haciendo hasta ahora esta perfecto!

Las cosas pasan por alguna razón y nada es casual en esta vida! La causalidad nos une!

Al tomar consciencia y practicar esto en nuestras vidas, empezaremos a sanar y a lograr el bienestar de nuestro ser, y tu Alma te agradecerá que hallas limpiado su karma para continuar con su evolución.

“El pasado ya no se puede cambiar, el futuro aun no ha sucedido, el presente Sí lo diriges TU!”.

Por Analicia Masiero

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General

Conserva tu cerebro joven a cualquier edad.

 Las 7 claves de un cerebro jovenmujer azul

Envejecer es un mal vicio que no se pueden permitirlos que andan muy ocupados” (André Maurois)
Como no todo el mundo tiene tiempo o ganas de escribir novelas o de tocar el violín, vamos a ver las claves para mantener el cerebro joven a cualquier edad.
Según el divulgador William Speed, hay siete cosas que todo el mundo debería hacer para que su centro de operaciones no vea menguado su rendimiento:
1. Ejercicio . Según los especialistas en terapias antiaging, el mejor tonificador del cerebro son las zapatillas de deporte, ya que mejora el ritmo cardiaco y, por tanto, la circulación de la sangre. Un cerebro bien irrigado mantiene en buen estado las conexiones entre las neuronas, que son esenciales para el pensamiento. Por tanto, el ejercicio suave suministra más sangre y oxígeno a nuestro tejido cerebral, evitando que se deteriore.
2.Buena alimentación. El consumo de alimentos ricos en antioxidantes –frutas y verduras, legumbres, frutos secos, té verde– no sólo ayuda a prevenir el cáncer, sino que neutraliza los temidos radicales libres que envejecen el cerebro. Una dieta demasiado grasa, además, puede derivar en presión arterial alta, diabetes, obesidad o colesterol, los cuales dificultan el riego sanguíneo también en el cerebro.
3. Aprender siempre.Aunque nuestra materia gris empieza a envejecer a los 30 años, un aprendizaje constante permite mantener la agilidad. Para ello debemos procurar a la mente ejercicios y nuevos desafíos.
4. Mantener la calma. Jeansok Kim, un investigador de la Universidad de Washington, asegura “que el estrés puede dañar los procesos cognitivos como el aprendizaje y la memoria”. En especial, el estrés crónico debilita la región del cerebro denominada hipocampo, donde se forma y consolida la memoria.
5. Dormir suficiente. Un estudio llevado a cabo en Harvard con estudiantes de matemáticas demostró que un buen descanso nocturno duplicaba la capacidad de los participantes para resolver problemas planteados el día antes. Esto se debe a que, mientras dormimos, el cerebro se mantiene activo y tiene tiempo de sintetizar lo que ha aprendido con anterioridad. La expresión “voy a consultarlo con la almohada” tiene, por tanto, mucho sentido.
6.Reír . El humor estimula la generación de dopamina, una hormona y neurotransmisor que nos hace “sentir bien”. La risa nos ayuda a relativizar nuestras preocupaciones, con lo que evitamos que nuestra mente se ancle.
7. Aprovechar la experiencia. Lo bueno de hacerse mayor es que atesoramos un archivo con millones de situaciones que nos proporcionan criterio. Esta información podemos aprovecharla para afrontar problemas –nuestros o de otras personas– para los que una persona joven no está preparada.

Juegos para el cerebro.
Los seres humanos no dejan de jugar porque envejecen; envejecen porque dejan de jugar” (Oliver Wendell Holmes).
En las farmacias se venden sofisticados complementos vitamínicos para nutrir nuestro músculo pensante, y las tiendas de productos naturales recomiendan ginseng para la vitalidad y gingko biloba para reforzar la memoria. Sin embargo, la mayoría de especialistas coinciden en que el juego es el protector número uno de las facultades mentales.
La terapeuta Amber Hensley aconseja incorporar a nuestra rutina diaria alguna de estas actividades para mantener bien lubricada nuestra red neuronal:

• Juegos de mesa como el ajedrez, las damas, el dominó o las cartas, incluyendo los solitarios.
• Puzzles, mecanos y otros juegos de construcción.
• Crucigramas, sudokus o cualquier pasatiempo.

Para los que se aburren con esta clase de pasatiempos,aprender un idioma es una excelente manera de engrasar todos nuestros circuitos cerebrales, ya que implica ejercitar la memoria, entender nuevas estructuras y sintetizar reglas gramaticales.
Por supuesto, dos actividades como leer y escribir también resultan una gimnasia mental de primer orden, al igual que aprender a tocar algún instrumento musical.
Una actitud optimista será el complemento imprescindible para que nuestro cerebro sea un generador de creatividad en lugar de un pozo de lamentos.
Alimentar la curiosidad y celebrar cada día que pasamos en el mundo es todo lo que hace falta para no retirarnos nunca del lado soleado de la vida. Como reza un proverbio irlandés, nunca lamentes que te estás haciendo viejo, porque a muchos les ha sido negado este privilegio ”.
“La única forma de mantenerse joven mentalmente es no dejar nunca de jugar. Independientemente de la edad, debemos vivir como si estuviéramos poniendo a prueba el mundo, es decir, seguir siendo niños. Cuando observamos a grandes artistas como Matisse, Picasso o Miró, entendemos que en esencia continuaron haciendo lo mismo que en su infancia: jugar, divertirse, ponerse nuevos retos. Mantener la ilusión cada día y no renunciar a los valores de la infancia es el elixir de la juventud. También para el cerebro, pues en cuanto empiezasa pensar como un viejo ya has perdido la batalla. Por eso es bueno que los abuelos estén cerca de sus nietos y les vean jugar e imaginar. Los niños son nuestros mejores maestros” (Gerard Rosés, pintor).

“La alfabetización digital tiene que ver con el dominio de las ideas, no de las teclas”

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General

Sé grata sorpresa en la vida de otros

                                                                                                          
Cuando Sócrates estaba en la cárcel, le pidió a un prisionero que cantaba que le enseñara una canción.
– “¿Para qué?” –le preguntó el otro.
– “Para que pueda morir sabiendo una cosa más” –respondió el filósofo.
Amigos, cuántos de nosotros tenemos vida, trabajo, familia y tantas cosas por las cuales luchar, mas sin embargo hemos perdido ya el deseo de vivir, aprender o soñar. Siempre le he pedido a Dios que me ayude a que la apatía no se adueñe de mí con el paso de los días y que siempre tenga esperanza, amor, cariño y aspiraciones para seguir adelante.
Hermano, hermana:  Si hoy crees que no tienes por qué vivir, recuerda que no estás en la cárcel y puedes aprender mucho más que una canción y cambiar la vida de muchas otras personas.
Arturo Quirós Lépiz

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General, sentimientos

De unos y otros

Amistad y felicidad

Un estudio demuestra que disfrutar de un amplio círculo de amigos influye en el bienestar y la felicidad

  • Por NÚRIA LLAVINA RUBIO

Imagen: Panca Satrio Nugroho -Pareja, familia, amigos… Las distintas opciones de amistad, desde la más superficial a la más íntima, juegan un papel determinado en la felicidad y el bienestar de una persona. Así lo ha demostrado de forma científica una extensa investigación realizada en el Reino Unido. En este artículo se describe por qué la amistad es un componente importante de la felicidad y qué aportan los distintos tipos de relación de amistad. Además, un experto responde a la pregunta: ¿puede ser la pareja un amigo?

Contar con un círculo amplio de amigos ayuda a hombres y mujeres de mediana edad a tener un mayor sentido del bienestar y de felicidad, según un estudio reciente. Los investigadores, del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido), han basado su observación en más de 6.500 británicos nacidos en 1958 y a quienes se dio seguimiento hasta la mediana edad. El análisis, que publica la revista ‘Journal of Epidemiology and Community Health’, concuerda con los hallazgos de investigaciones anteriores.

Amistad: un ingrediente de la felicidad

Dice una frase conocida que hay tres claves para la felicidad: la salud, el dinero y el amor. Pero, en términos científicos, no se ha podido demostrar que la salud aporte una felicidad duradera, ni que su falta implique infelicidad; tampoco que el dinero otorgue de manera automática la felicidad. En cambio, sí se ha confirmado de forma empírica que el amor (entendido como todas las relaciones afectivas) está directamente relacionado con mayores niveles de satisfacción subjetiva y, en consecuencia, con la felicidad.

La amistad es una de estas relaciones afectivas, junto con las relaciones de pareja y la familia. Las tres funcionan como base sólida de la verdadera felicidad psicológica humana, como han comprobado varios estudios, aunque sin llegar a recabar el porqué.

Se ha confirmado de forma empírica que todas las relaciones afectivas están directamente relacionadas con mayores niveles de satisfacción subjetiva

El especialista José Luís Zaccagnini, de la Facultad de Psicología de la Universidad de Málaga y experto en psicología positiva, aporta algunas razones tentativas. En primer lugar, “somos animales sociales y, por tanto, nos sentimos mucho mejor por el mero hecho de estar próximos a otros seres humanos”. En segundo lugar, “varias necesidades humanas fundamentales, como las relaciones sexuales o afectivas, la comunicación o la autoimagen, dependen de forma crucial de las relaciones afectivas con otras personas”. Y, por último, “los seres humanos somos seres ‘para los demás’, es decir que, en última instancia, solo podemos encontrar sentido a la vida en base a nuestras relaciones con los demás”.

Amistad: libertad para fijar las reglas

La amistad implica intrínsecamente “libertad” para escoger los amigos y establecer el tipo de relación que uno desea. Este es un aspecto importante en términos de felicidad en una sociedad en que la mayor parte de relaciones se fundamentan en normas, roles y límites fijados. “En realidad -afirma Zaccagnini- todas las relaciones interpersonales han de basarse en algún tipo de reglas para facilitar la comunicación (sin comunicación no se crea una relación). Otra cosa es quién fija estas reglas. Y la libertad, en el caso de las relaciones de amistad, consiste en que ambas partes fijan las reglas y las ajustan en base a las necesidades y posibilidades. Por el contrario, en las relaciones pautadas por la sociedad (padres-hijos, pareja, autoridad…), las reglas vienen impuestas culturalmente”.

Otras características que dotan a la amistad de un alto poder para proporcionar bienestar es la libertad de expresión de sentimientos y emociones; la voluntad de cooperar y no competir; la facilidad por saber lo que el otro siente o piensa; la disponibilidad para escuchar y apoyar ante los problemas; la valoración de cualidades y logros; o la aceptación de las debilidades y los errores, entre otras.

Felicidad según el grado de amistad

La libertad para escoger relaciones genera una gama de opciones de amistad, desde la más superficial a la más íntima, y todas ellas juegan un papel determinado en la felicidad y el bienestar de una persona. La clasificación más habitual, que cita Zaccagnini en el artículo “Amistad y bienestar psicológico: el papel de los amigos c“, es la que distingue entre los amigos íntimos, los buenos amigos, los amigos circunstanciales, los conocidos y los desconocidos (con los que en alguna ocasión esporádica se puede llegar a compartir un momento o cosa). Algunos autores incluyen también el amor.

  • La amistad íntima, la que supera pruebas vitales como divorcios, cambios de residencia, matrimonios o cambios de estatus social, entre otras circunstancias, tienen una importancia psicológica muy importante porque suponen un apoyo emocional en momentos críticos. Es un tipo de amistad que supera el espacio y el tiempo (a veces podemos estar años sin saber de ellos), pero la mera existencia del conocimiento de esa amistad proporciona una gran seguridad afectiva. En general, solo se tienen tres o cuatro amigos de este tipo.
  • Los buenos amigos también juegan un papel importante en el bienestar psicológico, sobre todo respecto a la autoestima y el reconocimiento (motivación inherente en el ser humano). Con estos amigos se sale, se comparten conversaciones, se realizan actividades (habituales o no) por afinidad de gustos e, incluso, se les tiene un cierto grado de confianza.
  • Los amigos más numerosos son los amigos circunstanciales. Estos se tienen porque las situaciones “obligan” (por el trabajo o por alguna actividad lúdica), pero con quienes se siente una conexión especial que hace ir más allá de la mera obligación de mantener una relación. Se basa, sobre todo, en el respeto mutuo y los intercambios de ayuda puntuales relacionados con la circunstancia que mantiene la unión.

    A menudo, se profundiza en alguna de estas relaciones circunstanciales. Y aunque no se le da mucha importancia a este tipo de relaciones, sí que aportan la felicidad cotidiana porque son con quienes uno pasa la mayor parte de horas del día. En varias investigaciones se ha constatado que el esfuerzo por parecer simpático, por la falta de confianza que se tiene con alguien, favorece el buen estado de ánimo.

¿Puede ser la pareja un amigo?

No está muy claro si la persona con la que se establece una relación de pareja también puede cumplir la función propia de la amistad. Según José Luís Zaccagnini, de la Facultad de Psicología de la Universidad de Málaga, depende. La pareja puede fijar sus propias reglas de comunicación, algo que cuadra con la formación de una relación de amistad. No obstante, “en la pareja hay vínculos sexuales y de proyecto en común (hijos, familia, hipoteca…) con un compromiso a largo plazo, que hace que sea una relación diferente a la de amistad pura. En esta última, de hecho, no debería haber ningún elemento que exija continuar la relación que no sea el deseo personal de mantener el afecto”.

El experto aclara que, en realidad, la amistad “pura” no existe y que, en la práctica, una relación de pareja puede parecerse mucho a una amistad y viceversa. Sin embargo, todas las características de las relaciones de amistad no siempre son fáciles de cumplir con la pareja, puesto que la cercanía física continua y las cargas y compromisos compartidos interfieren en la relación. Por este motivo, los especialistas recomiendan reservar un espacio emocional propio.

Fuente: Revista Consumer Eroski

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General