Archivo de la etiqueta: Reflexión

Tenga uno o dos amantes

 

998883_533888590011032_899257560_n

Hay que tener un amante / por Jorge Bucay

Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo. Y también están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo perdieron. Y son generalmente estas dos últimas, las que vienen a mi consultorio para decirme que están tristes o que tienen distintos síntomas como insomnio, falta de voluntad, pesimismo, crisis de llanto o los más diversos dolores.

Me cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, que trabajan nada más que para subsistir y que no saben en qué ocupar su tiempo libre. En fin, palabras más, palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas.

Antes de contarme esto ya habían visitado otros consultorios en los que recibieron la condolencia de un diagnóstico seguro:”Depresión” y la infaltable receta del antidepresivo de turno.

Entonces, después de que las escucho atentamente, les digo que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente necesitan, ES UN AMANTE

Es increíble ver la expresión de sus ojos cuando reciben mi veredicto. Están las que piensan: ¡Cómo es posible que un profesional se despache alegremente con una sugerencia tan poco científica!. Y también están las que escandalizadas se despiden y no vuelven nunca más

A las que deciden quedarse y no salen espantadas por el consejo, les doy la siguiente definición: Amante es: “Lo que nos apasiona”. Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y es también quien a veces, no nos deja dormir. Nuestro amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno. Lo que nos deja saber que la vida tiene motivación y sentido.

A veces a nuestro amante lo encontramos en nuestra pareja, en otros casos en alguien que no es nuestra pareja. También solemos hallarlo en la investigación científica, en la literatura, en la música, en la política, en el deporte, en el trabajo cuando es vocacional, en la necesidad de trascender espiritualmente, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el obsesivo placer de un hobby…En fin, es “alguien” o “algo” que nos pone de “novio con la vida” y nos aparta del triste destino de durar.

¿Y qué es durar? – Durar es tener miedo a vivir. Es dedicarse a espiar como viven los demás, es tomarse la presión, deambular por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, alejarse de las gratificaciones, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo, cuidarnos del frío, del calor, de la humedad, del sol y de la lluvia. Durar es postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana.

Por favor no te empeñes en durar, búscate un amante, se vos también un amante y un protagonista… de la vida. Pensá que lo trágico no es morir, al fin y al cabo la muerte tiene buena memoria y nunca se olvidó de nadie.

Lo trágico, es no animarse a vivir; mientras tanto y sin dudar, búscate un amante…

La psicología después de estudiar mucho sobre el tema descubrió algo trascendental:

“Para estar contento, activo y sentirse feliz, hay que estar de novio con la vida”.

 
Jorge Bucay

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General, sentimientos

Hojas Secas

Cuando las hojas secas caen de los árboles en el otoño el árbol queda desnudo por varios días… si alguien lo viera en esos momentos y no supiera que después, en la primavera va a reverdecer con nuevas hojas y nuevos bríos, flores y frutos, pensaría que está muerto… pero no es así.

En la vida nosotros todos tenemos esos períodos

en que las hojas se caen y nos quedamos desnudos…

algunos por haber perdido un amor o un ser querido,

bien sea por la separación definitiva de la muerte,

o la separación terrenal de los divorcios o alejamientos… Ese período desnudo puede ser causado por una etapa de mucha necesidad económica… o tal vez de una enfermedad, un accidente… o de pérdida de valores, status, una prisión u hospitalización… Sin embargo, siempre hay que tomar el ejemplo en la naturaleza y vivir armoniosamente con ella, y de la misma manera que un árbol desnudo después va a reverdecer asimismo tenemos que pensar que en esos períodos de desnudez ya bien sea espiritual, económica, sentimental o de cualquier otro tipo después vendrán nuevamente las hojas, las flores y los frutos…

y el árbol habrá aprendido su lección

y ya no estará triste cuando pierda las hojas.

Nunca pierdas la fe… recuerda siempre que cuando una puerta se cierra hay muchas otras que se están abriendo

y que el secreto consiste en apartar la vista triste de esa puerta cerrada y llevarla a las otras… en esos momentos

es cuando se empieza a ver la luz al final del túnel

                                                                               y el árbol comienza a reverdecer nuevamente…

 

Desconzco autor

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General

Existe Santa Claus?

¿EXISTE SANTA CLAUS?!cid_666308ABE17B457CBBFA69DEFE1926DB@GaneHP

Es la pregunta que Virginia O´Hanlon de ocho años, redacta al editor del periódico “The Sun”… lee la increíble respuesta que recibe:

“Estimado Editor,
Tengo ocho años de edad. Algunos de mis amigos dicen que Santa Claus no existe. Papá dice: “Si lo ves en The Sun existe”. Así que, por favor, dígame la verdad, ¿hay un Santa Claus?”

Virginia:

Tus pequeños amigos están equivocados. Ellos son escépticos en una era escéptica. Ellos no creen, excepto lo que ven. Piensan que nada puede existir si no es comprensible por sus pequeñas mentes. Todas las mentes, Virginia, ya se trate de hombres o de niños, son pequeñas. En este gran universo el hombre es un mero insecto, una hormiga, en su intelecto; en comparación con el mundo sin límites sobre él, como si poseyera una inteligencia capaz de captar toda la verdad y el conocimiento.

Sí, Virginia, hay un Papá Noel. Él existe con tanta certeza como el amor y la generosidad y la devoción, y tú sabes que éstos abundan y dan a tu vida su mayor belleza y alegría. ¡Ay! qué triste sería el mundo si no existiera Santa Claus. Sería tan monótono como si no hubiera Virginias. No habría fe infantil, ni poesía, ni romance para hacer tolerable esta existencia. Sólo podríamos disfrutar con el sentido de la vista. La luz eterna con que la infancia llena el mundo se extinguiría.

¡No creen en Santa Claus! ¡Puede ser que no creas en las hadas! Puedes pedir a tu padre que contrate a hombres para poder vigilar todas las chimeneas en Nochebuena y así atrapar a Santa Claus, pero incluso si no ves a Santa Claus descendiendo, ¿cuál es el resultado? Nadie ve a Santa Claus, pero eso no quiere decir que no exista Papá Noel. Las cosas más reales en el mundo son aquellas que ni los niños ni los hombres pueden ver. ¿Has visto las hadas bailando sobre el césped? Por supuesto que no, pero eso no es prueba de que no estén allí. Nadie puede concebir o imaginar todas las maravillas que permanecen ocultas en el mundo.

Puedes romper el sonajero de un bebé y ver que es lo que genera el ruido, pero hay un velo que cubre el mundo invisible que ni el hombre más fuerte, ni siquiera la fuerza unida de todos los hombres más fuertes que jamás hayan existido, podría romper. Sólo la fe, la poesía, el amor, el romance, puede hacer a un lado la cortina y ver y contemplar la belleza celestial y la gloria más allá. ¿Es todo real? Ah, Virginia, en todo este mundo no hay nada más real y perdurable.

Que Santa Claus no existe ¡Gracias a Dios! vive, y vive para siempre. Mil años a partir de ahora, Virginia, es más, diez veces diez mil años a partir de ahora, él continuará alegrando el corazón de la infancia.
(Francis Pharcellus Church – 1897)

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General

Libera el pasado, el presente dirígelo TU

vidahermosa

Liberando el pasado

Hoy en día, existen muchas personas que aun les cuesta soltar y liberar emociones que les sigue atando a un pasado doloroso lleno de rabias, odio, rencor, resentimientos. Estas emociones están catalogadas dentro de los últimos niveles de vibración de energía, lo que significa que si no hacemos algo por nosotros mismos para aumentar esta vibración, nuestros cuerpos pueden enfermar y hasta causarnos enfermedades terminales tal como el cáncer.

Cuando experimentamos una emoción de baja vibración, nos enfrentamos a una pérdida o ruptura, sea amorosa, laboral, de amistades e inclusive dentro de nuestro núcleo familiar, activamos en nuestro subconsciente mecanismos de autodefensa que construyen muros en nuestros corazones para protegernos de esa emoción que estamos experimentando bien sea de culpa, pérdida, duelo, fracaso, depresión, etc…; quedándonos anclados en un profundo dolor y muy comúnmente sumergidos desde el papel de “La Victima”. Otras personas pueden también elegir quedarse ancladas en la emoción de la rabia, odio, resentimiento, impotencia, venganza o rencor hacia esa otra persona. En cualquiera de los casos, no estamos liberando la emoción, sino que se queda atrapada dentro de nuestro cuerpo, pudiendo quedar grabadas en cualquier órgano(s) o parte(s) del cuerpo, y es ahí donde precisamente se manifestará la enfermedad o debilidad de nuestro organismo.

Por eso es la importancia de tomar consciencia de la capacidad que tenemos para sanarnos a nosotros mismos, reconociendo precisamente esas sombras que aún asechan a nuestro ser, a nuestra Alma; para permitirnos soltar y poder acercarnos mas hacia la luz que nos devolverá ese estado de paz y armonía en nuestros cuerpos Físico, Emocional, Mental y Espiritual.

Sabemos que no es una tarea fácil aceptar sucesos o vivencias que nos han causado tanto dolor a nuestra Alma. Pero les recomendaré algunos tips para que pueden empezar desde hoy a liberar ese pasado que tanto los atormenta.

  • Lo primero que debemos hacer es vivir y experimentar este proceso de dolor. Vivir nuestro duelo. Cada quien es diferente y vive su proceso de una manera diferente a la otra persona, a su propio ritmo. Llora! no reprimas tus sentimientos.
  • Una vez experimentado esto, procedemos a reconocer cuál es la emoción que nos está afectando nuestro estado de paz mental, emocional, físico y espiritual.
  • Debemos prestar atención y darnos cuenta en que parte del cuerpo sentimos esta emoción, si es en el pecho, en el estómago, en el corazón o cualquier otro órgano del cuerpo. Inhalas profundamente y exhalas fuertemente como si estuvieses lanzando un dardo por tu boca. Repite varias veces hasta que no sientas mas dolor en esa parte de tu cuerpo o al menos logres quedarte calmado.
  • Reconocer el origen que nos llevo a vivir esta experiencia. Aceptar tu responsabilidad! Al hacernos responsables de nuestras propia vida, aceptar que hemos creado lo que estamos viviendo, es cuando empezará tu proceso de sanación.
  • Perdonarnos a nosotros mismos. Puedes hacer una carta en donde anotes todas esas cosas que te molestan de ti mismo y/o de esa persona que sientes que te causó daño. Léela en voz alta varias veces y luego Quémala! Practica el Ho´oponopono para lograr trabajar el perdón, las cuatro palabras que curan Lo Siento, Perdóname, Gracias, Te Amo.
  • Reencuéntrate con tu Ser. Pide asistencia de tus seres de luz, ángeles, arcángeles o cualquier deidad a quien le tengas devoción. Así podrás ver con claridad el aprendizaje que obtuviste de este proceso. Las respuestas sólo las tienes tu, están dentro de ti!
  • Elevarnos a la frecuencia del Amor. Una vez que logres alcanzar la paz y armonía dentro de ti, podrás ver todo desde un punto de vista diferente, verás y aceptarás con amor todo lo vivido y agradecerás esas experiencias, pues gracias a ellas, estarás de regreso en el camino donde debes estar.
  • Cerramos ciclos. Al encontrarnos desde este estado de felicidad y tranquilidad mental, emocional, mental y espiritual; te permitirás acercarte a esa persona que causó daños en ti y perdonarla. Si no quieres a esa persona de regreso en tu vida, puedes hacer una carta y te despides con amor deseándole lo mejor. La lees en voz alta y luego la quemas con una vela blanca mientras visualizas como te despides amorosamente de esa persona, agradeciéndole las enseñanzas que te dejó.
  • Vive el Aqui y Ahora!

Los invito a que practiquen esto, aunque no quiere decir que quizás no van a necesitar terapias profesionales. Cada caso es diferente, solo TU sabes que necesitas en tu vida y estos son sólo algunos tips que son herramientas de auto sanación que quiero compartir porque ha funcionado en mi vida.

No somos seres perfectos, somos la perfecta creación de Dios! Varias veces les he comentado que somos seres de luz viviendo una experiencia en un cuerpo humano, lo que quiere decir que somos 50% cielo y 50% tierra; y esta bien equivocarnos, caernos y levantarnos. Lo importante es que con estos aprendizajes tendremos la capacidad de reconocer inmediatamente el origen del problema y las herramientas para asumirlo, y soltarlo, así nada mas! No seguir acumulando mas cargas sobre nuestras espaldas. Todo lo que sucede en nuestras vidas es perfecto, y todo lo que estas haciendo hasta ahora esta perfecto!

Las cosas pasan por alguna razón y nada es casual en esta vida! La causalidad nos une!

Al tomar consciencia y practicar esto en nuestras vidas, empezaremos a sanar y a lograr el bienestar de nuestro ser, y tu Alma te agradecerá que hallas limpiado su karma para continuar con su evolución.

“El pasado ya no se puede cambiar, el futuro aun no ha sucedido, el presente Sí lo diriges TU!”.

Por Analicia Masiero

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General

Vivir y enfrentar lo que nos toca

                                             

Pilar Sordo, autora©

Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son.

Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos.


Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje.
Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla depende de nosotros, el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad.


Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo.
“Ser feliz es una decisión”, no nos olvidemos de eso.


Entonces, con estos criterios me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen año 2012 porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas:
-a aprender a amar
-a dejar huella
-a ser felices
1) Aprender a amar la responsabilidad como una instancia de crecimiento. El trabajo sea remunerado o no, dignifica el alma y el espíritu y nos hace bien en nuestra salud mental.


2) Valorar la libertad como una forma de vencerme a mí misma y entender que ser libre no es hacer lo que yo quiero. Quizás el 2012 deberíamos ejercer nuestra libertad haciendo lo que debemos con placer y decir que estamos felizmente agotados y así poder amar más y mejor.


3) El tercer y último punto a cultivar durante el 2012 es el desarrollo de la fuerza de voluntad, ese maravilloso talento de poder esperar, de postergar gratificaciones inmediatas en pos de cosas mejores. Este a mi juicio es el gran elemento a educar no sólo el 2012 sino que durante todo el siglo XXI.


Es dentro de todo este trabajo donde nos debiéramos concentrar en:

  • Sentarnos en la mesa en familia, mínimo una vez a la semana, ojala todos los días.

  • Apagar las “pantallas” (TV, PCs, celulares, etc.), mientras estamos comiendo, no contestar teléfonos, sentir que los únicos ruidos que se escuchan sean los de nuestras voces.

  • Hacernos cariño y tratarnos bien como país y como familia, saludarnos en los ascensores, saludar a los guardias, a los chóferes de las micros, sonreír por lo menos una o varias veces al día. Querernos.

  • Crear dentro de nuestras casas, hogares. Y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida. Nuestras casas, independientes de los recursos, se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro.

  • Tengamos contacto con la naturaleza, juguemos, riamos y démonos el tiempo de compartir con los abuelos, imprimámosle las fotos para que ellos las vean como a ellos les gusta y disfrutemos de sus sabidurías. Obliguemos a nuestros hijos a compartir con ellos, así entenderán sus historias.

  • Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos tiene que ver con la inteligencia del nuevo siglo: la inteligencia espiritual.

  • Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos “antiguos”, a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa. Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias.

Si logramos trabajar en estos puntos, habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos sino que con la ACTITUD con la cual enfrentemos lo que nos toca.

El 2012 vendrá con lo que tenga que venir, todo será necesario y maravilloso, lo bueno, lo malo, lo bonito y lo feo, acojámoslo con amor y con gratitud y con el alma abierta a todo lo que tendremos que aprender de él.
Que Dios los bendiga a todos.


“Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta, y gozamos poco de lo mucho que tenemos” (Shakespeare).


Deja de lado las quejas y haz que tu trayecto quede marcado con rastros de luz.

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General

Solo estoy mirando

Frei Betto: Solo estoy mirando cuantas cosas existen que no preciso para ser feliz.
Al viajar por el Oriente, mantuve contacto con los monjes del Tíbet, en Mongolia, Japón y China.
Eran hombres serenos, solícitos, reflexivos y en paz con sus mantos de color azafrán.
El otro día, observaba el movimiento del aeropuerto de San Pablo: la sala de espera llena de ejecutivos con teléfonos celulares, preocupados, ansiosos, generalmente comiendo más de lo que debían.
Seguramente, ya habían desayunado en sus casas, pero como la compañía aérea ofrecía otro café, todos comían vorazmente.
Aquello me hizo reflexionar: “¿Cuál de los dos modelos produce felicidad?”
Me encontré con Daniela, de 10 años, en el ascensor, a las 9 de la mañana, y le pregunté: “¿No fuiste a la escuela?” Ella respondió: “No, voy por la tarde.”
Comenté: “Qué bien, entonces por la mañana puedes jugar, dormir hasta más tarde.”
“No”, respondió ella, “tengo tantas cosas por la mañana…”
“¿Qué cosas?”, le pregunté.
“Clases de inglés, de baile, de pintura, de natación”, y comenzó a detallar su agenda de muchachita robotizada.
Me quedé pensando: “Qué pena, que Daniela no dijo: “¡Tengo clases de meditación!”
Estamos formando súper-hombres y súper-mujeres, totalmente equipados, pero emocionalmente infantiles.
Una ciudad progresista del interior de San Pablo tenía, en 1960, seis librerías y un gimnasio; hoy tiene sesenta gimnasios y tres librerías!
No tengo nada contra el mejoramiento del cuerpo, pero me preocupa la desproporción en relación al mejoramiento del espíritu. Pienso que moriremos esbeltos: “¿Cómo estaba el difunto?”. “Oh, una maravilla, no tenía nada de celulitis!”
Pero cómo queda la cuestión de lo subjetivo? De lo espiritual? Del amor?
Hoy, la palabra es “virtualidad”. Todo es virtual. Encerrado en su habitación, en Brasilia, un hombre puede tener una amiga íntima en Tokio, sin ninguna preocupación por conocer a su vecino de al lado! Todo es virtual. Somos místicos virtuales, religiosos virtuales, ciudadanos virtuales. Y somos también éticamente virtuales…
La palabra hoy es “entretenimiento”; el domingo, entonces, es el día nacional de la imbecilidad colectiva.
Imbécil el conductor, imbécil quien va y se sienta en la platea, imbécil quien pierde la tarde delante de la pantalla.
Como la publicidad no logra vender felicidad, genera la ilusión de que la felicidad es el resultado de una suma de placeres: “Si toma esta gaseosa, si usa estas zapatillas, si luce esta camisa, si compra este auto, usted será feliz!”
El problema es que, en general, no se llega a ser feliz! Quienes ceden, desarrollan de tal forma el deseo, que terminan necesitando un analista. O de medicamentos. Quienes resisten, aumentan su neurosis.
El gran desafío es comenzar a ver cuán bueno es ser libre de todo ese condicionamiento globalizante, neoliberal, consumista. Así, se puede vivir mejor. Para una buena salud mental son indispensables tres requisitos: amistades, autoestima y ausencia de estrés.
Hay una lógica religiosa en el consumismo post-moderno.
En la Edad Media, las ciudades adquirían status construyendo una catedral; hoy, en Brasil, se construye un shopping-center.
Es curioso, la mayoría de los shopping-center tienen líneas arquitectónicas de catedrales estilizadas; a ellos no se puede ir de cualquier modo, es necesario vestir ropa de misa de domingo. Y allí dentro se siente una sensación paradisíaca: no hay mendigos, ni chicos de la calle, ni suciedad…
Se entra en esos claustros al son gregoriano post-moderno, aquella musiquilla de esperar al dentista.
Se observan varios nichos, todas esas capillas con venerables objetos de consumo, acolitados por bellas sacerdotisas.
Quienes pueden comprar al contado, se sienten en el reino de los cielos.
Si debe pagar con cheque post-datado, o a crédito se siente en el purgatorio.
Pero si no puede comprar, ciertamente se va a sentir en el infierno…
Felizmente, terminan todos en una eucaristía post-moderna, hermanados en una misma mesa, con el mismo jugo y la misma hamburguesa de Mac Donald…
Acostumbro a decirles a los empleados que se me acercan en las puertas de los negocios: “Sólo estoy haciendo un paseo socrático”. Delante de sus miradas espantadas, explico: “Sócrates, filósofo griego, también gustaba de descansar su cabeza recorriendo el centro comercial de Atenas. Cuando vendedores como ustedes lo asediaban, les respondía: …
“Sólo estoy observando cuántas cosas existen que no preciso para ser Feliz”!

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General, sentimientos

Delirar en voz alta

Delirar en voz alta

 

Mensaje de Eduardo Galeano para América Latina
Cartagena de Indias, Julio de 1997

 

Si el mundo está patas arriba y cabeza abajo ¿por qué no delirar que el mundo vuelva a estar como él quiso cuando todavía no era?
Así que se me ocurrió imaginar ese mundo posible.

Delirar, soñar en voz alta:

En las calles los automóviles serán pisados por los perros, el aire estará limpio de los venenos de las máquinas y no tendrá más contaminación que la que emana de los miedos humanos y de las humanas pasiones.

La gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el supermercado,
ni será mirada por el televisor.

El televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia y será tratado como la plancha o el lavarropas.

La gente trabajará para vivir en lugar de vivir para trabajar.

En ningún país irán presos los muchachos por no prestar el servicio militar; sólo irán quienes quieran hacerlo.

Los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de compra.

Los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las cocinen vivas.

Los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos y los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas.

El mundo ya no estará en guerra contra los pobres sino contra la pobreza. La industria militar no tendrá más remedio que declararse en quiebra por siempre jamás.

Nadie morirá de hambre porque nadie morirá de indigestión. Los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura porque no habrá niños de la calle. Los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero porque no habrá niños ricos.

La educación no será privilegio de quienes pueden pagarla, ni la policía será la maldición de quienes no puedan comprarla.

La justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda.

Una mujer negra será presidenta del Brasil y otra mujer negra será presidenta de los Estados Unidos; una mujer india gobernará
a Guatemala y otra a Perú.

En Argentina las “Locas de la Plaza de Mayo” serán un ejemplo de salud mental porque ellas se negaron a olvidar, en el tiempo
de la amnesia obligatoria.

La Santa Madre Iglesia corregirá algunas erratas en las piedras de Moisés: El sexto mandamiento ordenará: “festejarás tu cuerpo”.
El noveno que desconfía del deseo, lo declarará sagrado. La Iglesia también dictará el undécimo mandamiento que se le había olvidado al Señor: “amarás a la naturaleza de la que formas parte.”

Todos los penitentes serán celebrantes y no habrá noche que no sea vivida como si fuera la última, ni un día que no sea vivido como si fuera el primero.

 

Eduardo Galeano ( Uruguay, 1940 )

Deja un comentario

Archivado bajo Salud General